EL TEMOR INDECINLE

Quisiera escuchar, presto, tu  palabra de rosas hablándome en silencio del amor y las cosas.

Escuchar en silencio tu palabra encendida de rodillas del alma, en paz mi pobre vida.

Verte como un milagro que se hiciera a mis ojos y que mi triste carne llenaras de sonrojos.

Mirarte un sólo instante, tenerte entree mis manos, aunque después mis mundo se volverian arcanos.

Soló un instante anhelo decirte lo inefable mi palabra de lirios se hará un mar insonable,

decirte lo indecible de mi amor sitibundo y después desangrarme en un dolor profundo.

El miedo, sin embargo, de soñar este sueño, se me agarra al espíritu como un nudo sedeño,

porque si ausentee, amor, me inundas como ría, si estuvieras presente, no sé qué pasaría.....