TRISTEZA

El mundo entero, reclamando tu alegría,

Cuando al morir la tarde se oscurece el paisaje.

Las rosas sin olor esperan la mañana,

Y la noche sin luna,  se cusiera tus palabras,

Despierta el  corazón y todo es agonía,

Porque en tus ojos claros ya no brillan las estrellas.

Tu boca es una mueca como un papel doblado que embota una sonrisa y oculta tu tristeza.