QUE SOLA ESTÁ, LA ENCINA

QUÉ SOLA Y SILENCIOSA, ESTÁ LA ENCINA,

ENVUELTA CON EL ROJO DE LA TARDE, SIÑANDO VERDES CAMPOS Y SUAVE LLUVIA,

INTENTANDO QUE EL RAYO NO LA ALCANCE.

ESPERANDO DORMIDA QUE SE ACERQUE, ALGUN LIRIO A DESPERTARLE, 

DE UN SUEÑO TAN TRISTE SIN MAÑANA, DE SUS NOCHES DE LLANTO EN LOS TRIGALES.

PARA ESCAPAR JUNTOS, HACIA EL MAR, POR UN MUNDO DE AMOR INTERMINABLE.

QUE SOLA Y SILENCIOSA, ESTÁ LA ENCINA ENVUELTA CON EL ROJO DE LA TARDE.